Seguramente habrás leído u oído hablar en más de una ocasión sobre que beber una copa de vino al día puede ser beneficioso para nuestra salud, de hecho es una creencia bastante extendida en nuestra sociedad pero ¿sabes hasta qué punto es cierta esta afirmación? En este post, queremos averiguar si realmente se recomienda a diario y que beneficios nos puede proporcionar. En torno a esta afirmación, nos encontramos con numerosos estudios científicos que defienden tanto lo beneficioso que puede ser para nuestra salud tomar una copa de vino al día, como los que discrepan y cuestionan la veracidad de este mito.

¿Qué hay de beneficioso en tomar una copa de vino al día?

Actualmente hay estudios como por ejemplo el llevado a cabo por La Universidad de Alberta (Canadá), que señalan que la ingesta de vino con moderación, especialmente el vino tinto ya que la uva tinta posee más polifenoles que la uva blanca, nos puede aportar numerosos beneficios a nuestra salud. Esto se debe entre otros factores a que contiene un componente antioxidante que se encuentra en la vid llamado resveratrol. Se trata de una enzima producida por las plantas que actúa como una barrera de defensa contra el ataque de bacterias y hongos. Se podría decir que es uno de los ingredientes más valorados hasta la actualidad para luchar contra el envejecimiento del cuerpo, ya éste que inhibe la proliferación de las células grasas y tiene un importante poder antienvejecimiento.

Además de este componente, en el vino encontramos otros compuestos como los polifenoles que también son beneficiosos para nuestro organismo y que nos pueden ayudar a:

  • Combatir el colesterol: Otros estudios demuestran que una cantidad baja de vino ayuda a reducir los niveles de colesterol malo e induce la síntesis del colesterol bueno.
  • Mejorar la memoria: Varios estudios relacionan la mejora de la memoria con el consumo moderado de vino ya que porque desata procesos que mejoran la conexión neuronal y la refuerzan, con lo que previene problemas relativos al cerebro.
  • Aumentar las defensas: El vino posee cantidad de nutrientes y bacterias que nos ayudan con las defensas.
  • Reducir el riesgo de enfermedades de ovarios: Consumir vino a diario y en pequeñas cantidades fortalece el sistema reproductor femenino, concretamente los ovarios.
  • Efecto antioxidante: Sus propiedades antioxidantes previenen el envejecimiento de nuestras células y por lo tanto, de varias enfermedades degenerativas.
  •  Beneficioso contra la anemia: El vino aporta a nuestro cuerpo oligoelementos necesarios que reducen la anemia en la sangre.
  •  Controla infecciones urinarias: Sus componentes hacen que eliminemos hasta un 80% las bacterias que afectan al tracto urinario evitando así la aparición de infecciones urinarias.
  • Mejora la digestión: Los taninos presentes en el vino tinto aumentan la formación de saliva, cosa esencial para que la comida entre correctamente en nuestro organismo.

Nutrientes presentes en el vino:

  • Magnesio
  • Litio
  • Calcio
  • Potasio
  • Hierro
  • Cinc

Además de un gran abanico de beneficios fisiológicos, el consumo moderado de vino tinto también tiene beneficios en el estado de ánimo. Esto se debe a que cuando nos bebemos una copa, liberamos endorfinas, aumentando así la relajación y disfrutando más el momento.

copa-de-vino

¿Cuáles son los inconvenientes?

A pesar de todos los beneficios que se asocian con los componentes del vino tinto, hay que recordar y tener presente que al fin y al cabo se trata de una bebida alcohólica y el abuso del alcohol no es beneficioso para la salud.

Por supuesto la clave está en la cantidad, un consumo excesivo del mismo puede ser perjudicial para nuestra salud y aumentar considerablemente a largo plazo el riesgo de sufrir algún problema de corazón. Hay especialistas en salud que recomiendan en lugar de tomar una copita a diario, beberla cada 48 horas, alternando día sí día no.

En conclusión, el vino tinto está considerado como uno de los ingrediente principales dentro de la dieta mediterránea. tanto en nuestro país como en países vecinos como Italia o Francia, es bastante común acompañar la cena o las comidas con vino.

Acompañar nuestras comidas de una buena copa de vino no va a ser tan perjudicial como si ingerimos alcohol de una forma excesiva y continuada. Por otra parte, dependerá sobretodo también del tipo de bebida alcohólica, no tendrá el mismo efecto en nuestro organismo bebernos una copa de un buen vino tinto de calidad mientras comemos que una copa de un vodka de dudosa calidad todos los días.

Como véis, consumir vino con moderación ayudará a nuestro organismo a prevenir enfermedades. Convirtiéndose en el aliado perfecto para nuestra dieta, ya que además de proporcionarnos antioxidantes también nos proporciona oligoelementos naturales necesarios en nuestro cuerpo.

 

¡Llama ahora e infórmate!

696 901 454

Realiza tu consulta. Estaremos encantados de atenderle.